lunes, 29 de octubre de 2007

La ciudad que queremos

Este vídeo es para el disfrute de todos y para que reflexionemos con la mente y nuestro corazón sobre la ciudad que queremos.

video

lunes, 22 de octubre de 2007

El coche: esa gran mentira


En nuestra sociedad canaria, se tiende a idolatrar el automovil, como un objeto de culto social, vinculado a la velocidad, libertad y el estatus social. Existe una gran repercusión social de las carreras de coches, bien sean Rallies locales o campeonatos del mundo de Formula uno, de las exposiciones y otros actos públicos. El coche está presente en nuestra vida, en nuestras calles, en la publicidad, en las conversaciones. Se miden los logros propios o del vecino por el tamaño y la potencia de su vehiculo. Los jóvenes de una determinada clase socioeconómica prefieren los BMW, los que buscan aparentar éxito los Mercedes y los Audi, los que desean control y dominio un gran todo terreno, ... El automovil en si pasa a ser un símbolo más que un medio de transporte, una seña de identidad, una marca que nos acapara. La maquinaria publicitaria nos embota, solo tenemos que abrir cualquier periódico o revista, o estar durante una hora viendo la tele, y contar el número de anuncios. Y lo más interesante de todo esto es que existen muchísmos motivos para no usar el coche sino lo imprescindible, o no usarlo a secas. Esto son algunos motivos:

a) El coche es una máquina ruidosa. Esto repercute en nuestro sistema nervioso y en la salud de todos. ¿Nos podemos imaginar como sería una ciudad sin automoviles? Seguro que muy tranquilas.
b) El coche contamina y es responsable del cambio climático. A estas alturas esta cuestión es casi de conciencia y no es discutible.
c) El coche hace que las ciudadades sean menos habitables. Ciudades más pensadas y diseñadas para los automóviles que para los ciudadanos, donde los peatones vamos pegados a las casas por aceras estrechas mientras el vehículo a motor dispone de mucho más espacio.
d) El coche en el medio urbano es lento. Atascado, atrapado y poco versatil frente a otros medios de trasporte como el tranvia o la bici, en las distancias urbanas no es eficiente.
e) El coche ocupa espacio público. El espacio de todos en la calle, cuando circula y cuando esta estacionado. De hecho un coche dispone de más espacio cuando está estacionado que el empleado medio en su puesto de trabajo, o sea, que nos vemos limitados en nuestra mesita o mostrador 8 horas al día mientras nuestro coche dispone de más de 8 metros cuadros de espacio público.
f) El coche necesita infraestructuras caras y devastadoras. Carreteras, túneles, autovias. El consumo de energía para construir las infraestructuras y la destrucción del territorio son injustificables y dificilmente recuperable.
g) El coche genera residuos sólidos dificiles de reciclar. Su fabricación también genera residuos y consume energia injustificable desde el punto de vista medioambiental.
h) La vida útil de un coche cada vez es menor. Entre 5 y 10 años según las últimas tendencias. No más que una bicicleta. El automovil es cada vez más un artículo efímero.
i) Los coches son caros. Carísimos. El coche que está en mi garaje costó 21000 euros, 80 veces más que la bici con la que voy a trabajar todos los días, o lo que es lo mismo, podría haber comprado 80 bicicletas para todo el barrio.
j) Los coches matan. Las muertes por accidentes de trafico son la primera causa de muerte entre jóvenes en España. Matan más los coches que el SIDA, el Terrorismo y muchas enfermedades en nuestro país. Los gastos médicos derivados del uso del coche suponen un buen pellizco de nuestra Seguridad Social en enfermedades respiratorias y traumatismos.
k) Los coches se averían con frecuencia y requieren un caro mantenimiento. La mecánica es compleja y supone más gasto de recursos, horas de taller y repuestos.
l) Los coches se infrautilizan. Cinco o siete plazas para una sola persona, esa es la imágen de cada mañana en la autovía. Coches casi vacios ocupando la calzada.
m) El coche pertenece a una metalidad tercermundista. Es un símbolo del desarrollismo. En los paises más avanzados se han buscado nuevas alternativas, y el transporte público y la bicicleta han ocupado su lugar en las ciudades. Ir en coche es propio de un individuo del siglo XX, recuperar la ciudad de los ciudadanos del siglo XXI.
n) El coche estresa. Conducir provoca estrés, sufrir las colas, las preocupaciones por el estado del coche, el agobio por no llegar a tiempo, la ansiedad por no encontrar aparcamiento, etc. Nos crispa y nos volvemos poco amables y educados.

¿Cuanto cuesta realmente un coche? Alguien lo sabe. Si hiciera un cálculo de lo que pague al comprar el mio, y le sumara el coste de los residuos que generó su fabricación, el gasto en gasolina, en contaminación mediambiental, en seguros, el coste de las infraestructuras, ..., la cifra sería absurdamente irracional y astronómica, y todo para poder hacer los 6 km de casa al trabajo y del trabajo a casa. El coste, no solo en dinero, sino en impacto para nuestro mundo de la bici es irrisorio a su lado, y la utilidad es la misma.

El coche es una mentira. Puedes conducir o pedalear. Solo lo decides tu. Pero cada decisión cambia el mundo.

domingo, 30 de septiembre de 2007

Ruta metropolitana 1: Parque de La Vega-Centro Comercial Alcampo, Ikea, Decathlon, Toy'r us o Leroy Merlin

Como ya hemos comentado otras veces, las infraestructuras para bicicletas urbanas son practicamente inexistentes, pero todos estamos en nuestro derecho de usar las calles, tal y como nos autoriza el Código de Circulación, al tratarse la bici de un vehículo con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro en las áreas metropolitanas. Los carriles-bici, brillan por su ausencia, pero esto no significa, que con un poco de ingenio y planificiación uno pueda circular sin peligro por zonas totalmente peatonales o por aceras anchas, haciendo largos recorridos. Si voy solo, parte de este recorrido lo haré por la calle, pero si vamos con niños pequeños en sus sillas, o si simplemente no queremos arriesgarnos porque los conductores de coches nos parecen poco sensibles a la bici, y esto nos atemoriza, planteo este recorrido de unos 5,5 km, que creo que será útil a los padres que desde el casco de La Laguna quieran llevar en bici a sus hijos a comprar o al cine, o al Museo de la Ciencia, o a los universitarios que tengan que desplazarse hasta el Campus de Guajara. El 90% del recorrido es por zonas peatonales o aceras anchas, esto supone las precauciones que se suponen a personas responsables, ceder siempre la prioridad a los peatones y no circular a más de 7 km/h como dice la ordenanza municipal del Ayuntamiento de La Laguna. Prácticamente todo el recorrido es en llano o en bajada. Pincha sobre las imágenes para agrandarlas. La ruta está en color amarillo.
El punto de inicio que propongo es el Parque de la Vega, pero cada uno puede partir de donde mejor le convenga, dentro del casco de histórico de La Laguna. El buen número de calles peatonales, permite diferentes alternativas. Desde el Parque de la Vega, podemos coger hacia el paseo del Camino Largo y desde allí cruzar el Parque de la Constitución por dentro. Ahora nos dirigiremos hacia la Plaza del Cristo por la Calle de Benito Quintín, este es el único tramo que habría que realizar por medio de la calle, tiene unos 100 m. aproximadamente hasta la Plaza del Cristo, o bien por la acera (pero es un poco estrecha). Una vez en la Plaza del Cristo, cogeremos la Calle Viana, que es peatonal hasta el cruce con la también peatonal Calle La Carrera (Obispo Rey Redondo),
y girando en dirección a la Iglesia de la Concepción y tomando el primer cruce hacia la Avenida de la Trinidad, una vez en la avenida se trata de seguirla hacia el final, de extremo a extremo, por el lado izquierdo, hay que cruzar diferentes pasos de peatones, y tener precaución con las personas que puedan salir de los comercios. Cuando lleguemos a la Torre de Química, en frente de la Parada del Tranvia "Padre Anchieta", seguiremos hacia el final tomando la Avenida de Angel Guimera Jorge, y bajaremos por el lado derecho, pegados a la pista de atletismo de la universidad y la Escuela de Aparejadores. Desde la Avenidad de la Trinidad, el recorrido transcurre paralelo a las vías del tranvia, aprovechando la remodelación de las aceras y la anchura generosa de estas. Al final de esta avenida, al llegar a la Cruz de Piedra, cruzaremos el paso de peatones y bajaremos toda la Avenida de los Menceyes,
por cualquiera de las dos aceras. A la altura del Museo de la Ciencia, tomaremos por delante de él y seguiremos pasando por delante del IAC y del Instituto de Secundaria Pérez Minik, en dirección al Campus de Guajara. Todo el recorrido trasncurre paralelo a las vías del tranvia, a la derecha en sentido descedente.
Una vez en el campus universitario, podemos atraversarlo por dentro (esto lo recomiendo porque se nota menos la ligera cuesta), o seguir hasta el final, al altura de la parada del Tranvia "Guajara", subiendo por la acera, con el objetivo de tomar el puente peatonal que cruza por encima de la salida a la autovia, y luego por la rambla central o la acera del puente que cruza la autovia, en dirección al Centro Comercial Alcampo, Ikea, Decathlon, Toy'r us o Leroy Merlin, donde finaliza nuestro recorrido.
El trayecto es cómodo y se puede realizar con niños con la mismas precauciones que si fueramos a pie. El regreso se puede hacer por el mismo camino, hasta la parada del tranvia "Guajara", donde lo cogeremos hasta la Avenida de la Trinidad. No olviden solicitar el espacio resservado para las bicicletas y atarlas adecuadamente, porque están en su derecho y es su obligación llevarlas bien sujetas para no molestar a nadie. Buen viaje a todos.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Los valores sobre la bici


Es indudable que moverse en bici, como cualquier acto humano está cargado de sentido y significados que van más allá de la mera acción de pedalear. Cuando uno decide dejar el coche en la puerta de casa o dentro del garaje, a pesar de que todo parece invitar a sacarlo de paseo, como puede ser la publicidad constante en los medios de comunicación, la presión social para utilizarlo creando la falsa ilusión de velocidad en los desplazamientos o reconocimiento social ligado al estatus, o simplemente porque las vias públicas están más pensadas para el vehiculo a motor que para las bicicletas, cuando uno realizá el acto de subirse sobre el sillín para ir a la oficina o hacer las compras, está desplegando, una serie de valores de manera consciente o inconsciente, que no se tienen que dar todos a la vez, pero que pueden estar presentes. Estos, entre otros son:

1) Ecologismo y conciencia holística.

2) Civismo y responsabilidad social.

3) Educación de las nuevas generaciones.

4) Salud y bienestar físico-mental.

5) Pragmatismo


Veamos esto con más detalle:


1) Ecologismo y conciencia holística. Al tomar la bicicleta (o la guagua, el tranvia o a pie) en vez del coche mostramos el respeto por nuestro mundo, por la certeza de que el individuo no es un ser aislado e independiente del resto del medio, sino que forma parte de él y que no puede vivir sin el. Es un acto de simbiosis y no de parasitismo, donde la persona se dignifica a si misma y va más allá de los puros intereses individuales, cuidando lo que es de todos. La bici nos humaniza y nos integra en el medio.

2) Civismo y responsabilidad social. Al pedalear contribuimos a hacer una ciudad más humana, menos ruidosa, más limpia. Nos crispamos mucho menos y esto tiene consecuencias sobre uno pero tambien en las personas cercanas, que no sufren las consecuencias de que no haya podido aparcar o lleve treinta minutos en caravana. Si me encuentro a un amigo paro y hablo con él, y no le digo "he de seguir que el de atrás me está tocando la pita". Por cierto, las bicis no tienen pitas o bocinas, tienen timbre, y qué diferencia más extraordinaria, tanta como la que hay entre un cañonazo y la campaña de un monasterio zen.

3) Educación de las nuevas generaciones. Me encanta llegar en bici al cole de mis hijos, los niños se lo pasan genial, integran la experiencia con naturalidad y comprenden que si su padre va a buscarlos en bici, es lógico que cuando ellos sean algo mayores se desplazen asi por la ciudad. Cuando hablo con los jóvenes y rompo el mito del coche, es interesante ver como al principio se muestran incredulos y no comprenden porque he dejado el monovolumen en el garaje y he ido hasta el trabajo pedaleando, pero luego sonrien y se les abre una nueva posibilidad en su mente: pueden desplazarse sobre ruedas por la ciudad aunque aún no tengán 18 años (y no hace falta un Golf para ello).

4) Salud y bienestar físico-mental. En la utilización de la bici urbana esta implicito, casi sin buscarlo el beneficio que uno obtiene a nivel físico y mental. Este no es el fin, pero es una consecuencia muy deseable, se activa el organismo, se ejercita el cuerpo, se despeja la mente. Pedalear hace que uno se encuentre bien y oxigenado y en si esto ya es un premio.


5) Pragmatismo. Pedalear es también una cuestión práctica, más rapido que cualquier otro medio en los desplazamientos de muchos trayectos; aparcar es cuestión de segundos, frente a la ansiedad y crispación de encontrar estacionamiento para el automovil; el costo de una bici es 100 veces menor que el de un coche, el combustible cuesta 0 euros y el mantenimiento es bajo frente al del automovil.
Y otros muchos valores que se me han quedado en el tintero...

viernes, 7 de septiembre de 2007

La bici y los peros


Habitualmente oigo y refuto una serie de argumentos o tópicos que los canarios, poco acostumbrados al tránsito de las bicis urbanas, suelen esgrimir sin demasiada reflexión, y que dan una imagen inadecuada y errónea del uso de la bici como medio de transporte. Intentaré aquí abordar este tema
1) "La orografía canaria no es compatible con las bicis urbanas": este tópico se suele decir a la lígera sin la más mínima reflexión. En primer lugar es cierto que canarias tiene una geografía abrupta y con considerables desniveles, pero también es cierto que las ciudades están plagadas de calles que son transitables a pie y por otros medios de transporte. Buena parte del territorio de dos de las ciudades más grandes del archipiélago, Las Palmas y La Laguna, son perfectamente llanas y adecuadas para el transito en bici sin grandes esfuerzos. San Sebastian de La Gomera, Arrecife, Puerto del Rosario y Valverde son lugares también de sobra adecuados. Tanto Santa Cruz de Tenerife como Telde o Santa Cruz de la Palma cuentan de zonas totalmente adecuadas por el escaso desnivel para el transito en bici urbana. Además hay que recordar que el desnivel solo nos dificulta para subir y no bajar, por lo que en lugares donde se habilitaran soluciones tales como el prestamo de bicis con múltiples aparcabicis tipo "Bicing"de Barcelona, el poder subir la bici en los medios de transporte público (como en el Tranvia de Tenerife) o el uso de bicis plegables, facilitarían soluciones y dejarían este tópico sin demasiada validez. De hecho Europa no es llana como una playa, en muchas ciudades hay desniveles tan considerables como los de aquí, y la bici se usa mayoritariamente. En Oslo, por ejemplo, ciudad portuaría, también hay cuestas, y la gente usa la bici, como en toda Noruega (el país de los enormes fiordos y acantilados).
2) "La climatologia es incompatible": O por mucho calor, o por mucho frío, aquello de que las Bicicletas son para el verano, es un argumento a veces escuchado. La verdad es que esto no se mantiene por si solo, solo tenemos que imaginar el clima que hace en cualquier país de Europa o en Canadá durante buena parte del año, y el uso masivo de la bici. Es cierto que los canarios estamos más acostumbrados a usar el paraguas que el chubasquero, pero de ahí a asustarnos por la lluvia va un trecho. Encima presumimos de tener el "mejor clima del mundo", pero sin aprovecharlo.
3) "Con la bici me sudo":Otro argumento falaz. Cuando camino puedo sudar o no, eso depende del calor que haga, de la ropa que lleve encima y del paso que lleve, todos lo sabemos. Pues en bici es exactamente igual. De hecho, existe un ritmo de pedaleo, (cada uno tiene el suyo) que es exactamente el equivalente al caminar. Además, en las bajadas no se hace ningún esfuerzo. Uno solo sudará si hace un esfuerzo excesivo, pero no se trata de eso, no usamos la bici para correr, sino para trasladarnos por la ciudad.
4) "Las bicis son peligrosas": Realmente lo que son peligrosos son los coches, o los conductores incívicos. En bicicleta uno va mucho más despacio que en automovil o en moto, las caidas son posibles pero menos determinantes por lo escaso de la velocidad. De hecho uno de los debates de los usuarios de la bici urbana es sobre el uso o no del casco. La normativa solo obliga a usarlo en vias interurbanas (yo soy partidario solo de este uso, ya que el uso en zonas urbanas no ha demostrado ser eficaz para evitar el tipo de accidentes que se pueden tener, y limita la movilidad y visibilidad del ciclista urbano, además de retraer a otros usuarios del uso de la bici, ya que proyecta una falsa imágen de peligrosidad de la misma).
5) "La bici es lenta": La bici es un medio de transporte muy eficaz en las distancias cortas, entre 0 y 10 km. En las zonas urbanas es de los medios de transporte más rápido, y siempre es más veloz que el coche. En Madrid y Barcelona han comprobado el tiempo que se tardaba en desplazarse entre dos puntos del centro de las ciudades y superó a todos los medios de trasporte sobre asfalto. De hecho, debido a los atascos y semáforos, el desplazamiento en automovil por las ciudades es penoso y lento, esto se puede comprobar en cualquier coche moderno que disponga de cuentakilometros electrónico y que permita visualizar la velocidad media de desplazamiento a lo largo de los días, el cómputo suele devolvernos la dura realidad de que es difícil circular a más de 15-20 km/h de media por una ciudad. Hoy por hoy, atravezar el centro de Santa Cruz de Tenerife o La Laguna, es mucho más rápido en bici que en coche, en horas punta, es incluso más rápido ir a pie que en coche. Además no he tenido en cuenta el tiempo que se pierde en aparcar, a veces tanto o más como circular entre dos puntos en coche, y cuestión de segundos en el caso de la bici.
Bueno, todo se trata de que desmontemos con argumentos las falsas excusas para no impulsar el uso de la bici.


lunes, 27 de agosto de 2007

Bicis Plegables


En este punto tratamos un concepto relativamente novedoso dentro del ciclismo urbano, tal y como es el de las bicicletas plegables. Las bicis que se pueden plegar, varían mucho en marca, sistema de plegado y tamaño de rueda. En el mercado las hay ultraligeras, como la A-bike, que pesa solo 5.5 kg, pero que mantiene una apariencia inestable de patineta con pedales, hasta otras con tamaño de rueda normal de paseo, pero con peso considerable. Existen bicicletas plegables con cambios o sin ellos, con plegado en menos de un minuto u otras más difíciles de guardar.
Tenemos que tener en cuenta que estas bicis están pensadas para la ciudad, para ir por zonas llanas y sin pronunciadas pendientes (aunque con una plegable de 6 marchas puedes subir por casi cualquier sitio), donde nunca la velocidad va a ser excesiva, ya que si no el desarrollo se nos quedará corto. Evidentemente son más endebles que una bici monobloque, y si tiene una rueda de 20" o menos, al bajar los bordillos de las aceras lo notaremos. En cuanto a la estabilidad, una bici plegable con rueda de 20" (que es sobre la que puedo hablar, ya que es la tengo) va perfectamente, y siempre se puede regular con el mayor o menor inflado de los neumáticos. A este tipo de bicis le encuentro muchas ventajas, si uno la quiere para los desplazamientos urbanos: 1) Se pliegan y despliegan fácilmente, en pocos segundos. 2) Puedes llevarla en el maletero del coche o subirla a la guagua sin ocupar a penas espacio. 3) Si la usas para ir a trabajar, puedes llevarla contigo, sin necesidad de aparcarla en la calle, a mi me cabe perfectamente en la parte baja del armario. 4) Si no te queda otro remedio que usar el coche (porque tienes que llevar los niños al cole, porque vives lejos de la zona metropolitana, ...) puedes aparcarlo en el Intercambiador o en las afueras y desplazarte en la zona urbana en bici, esto se agradece mucho, porque tanto el sistema de baca en el coche, como los portabicicletas traseros se hacen engorrosos. 5) Te la puedes llevar de vacaciones.

En definitiva, es un nuevo concepto, que permite la movilidad hasta límites que con la bici tradicional se hace difícil llegar (como subir en guagua o llevarla dentro del coche) y que permite fomentar más el uso de este medio. Si quieres profundizar más aquí y aquí te dejo un par de buenas webs, especializadas en el tema.

lunes, 20 de agosto de 2007

La bici de ciudad


Realmente para desplazarnos en nuestro día a día nos sirve cualquier bicicleta que funcione adecuadamente (una bici de carreras, una de montaña, una de trial, una de paseo, una plegable ...), esto depende mucho de los gustos y opciones personales. Lo que si es cierto, es que tener una bici específica para movernos por la ciudad, con una configuración apropiada, nos facilita mucho las cosas. Hoy por hoy, lo más recomendable (y lo más difícil de conseguir en la isla) sería o una bici de paseo o una plegable. Lo más frecuente en nuestas calles suelen ser las bicis de montaña, con neumáticos destinados a pistas y manillar en forma de T. Mi propia bicicleta fue una bici de montaña que se ha ido reconvirtiendo. Una de las características que pueden hacer la bici de ciudad más cómoda, es que la espalda se encuentra erguida sobre ella (y no tumbados sobre el manillar, como ocurre con las bicis de carrera o las de montaña). Esto se consigue subiendo el manillar y bajando el sillín, de tal manera que el primero quede por encima del sillín. Si ponemos un manillar de paseo, en forma de cornamenta, que se acerque a nosostros, podremos llevar una postura más cómoda y relajada al pedalear por las calles. Al ir más erguidos veremos también mejor todo lo que tenemos alrededor y evitaremos con más eficacia las situaciones potencialmente peligrosas.

Un segundo elemento interesante es poder tener una cesta o un portabultos o transportín. A la hora de llevar el bolso, un libro, el chubasquero o un paraguas, la compra, etc, será una solución perfecta. La cesta puede ponerse en el manillar o bien sobre el transportin en la parte trasera, o al "modo sueco" en un lateral del mismo enganchada. El portabultos, con resortes o elásticos nos permitirán cargar muchos objetos.

Otro elemento a tener en cuenta es que la bici esté equipada con guardabarros, esto es muy útil para no ensuciarnos la ropa los días de lluvia. Las de montaña no suelen tenerlo, pero se les puede instalar fácilmente.

El cubre cadenas es un elemento que me parece excelente para la bici de ciudad, evita que te manches con la grasa, pero lamentablemente, solo lo traen de serie las bicis de paseo y algunas plegables, y encontrar uno que le vaya a tu bici, es harto difícil. En Tenerife me ha sido imposible conseguir uno para adaptarla a mi bici de montaña reconvertida.

El timbre (no la bocina, que es desagradable y estrambótica) es un elemento muy útil, para avisar de nuestra presencia a los peatones. En ciertas situaciones a veces lo más eficaz es pegar un grito, pero esto no quita nada de merito a la función del timbre.

Un buen candado también es un artículo que nos permitirá estar tranquilos mientras dejamos la bici Dios sabe dónde. Los que son en forma de U son los mejores, frente a los flexibles y más endebles.

Las luces y catadioptricos, son imprescindibles para mejorar nuestra seguridad, si no las trae de serie debemos añadirlas.

Si el cuadro está rebajado y no tiene barra central, pues será más fácil subir y bajarse en la ciudad.

Pero la bici urbana no es un artículo de lujo, más bien es un transporte humilde, y en Europa la gente suele optar por tener una bici modesta (con estos elementos más o menos) pero que si se nos pierde o nos la pierden no sea una tragedia y sea fácil adquirir otra, por lo que no debemos pretender hacer de la bici de ciudad algo más que un medio de trasporte eficaz, ecológico y bonito.

jueves, 16 de agosto de 2007

Los ciudadanos tenemos la palabra

Los ciudadanos tenemos la capacidad de poder cambiar las cosas, es por ello que debemos hacer saber a las instituciones de nuestras necesidades y exigirles acciones. De momento, y a título índividual, le he remitido sendos escritos a los concejales de tráfico de los Ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna, con el fin de irnos haciendo visibles. Tu también tienes la palabra:

A/A del Sr. Concejal de Tráfico.
Estimado Sr., desde la puesta en marcha del Tranvía he tenido la posibilidad de no tener que coger el coche para desplazarme de casa al trabajo y viceversa, así como para desplazamientos que conllevan realizar pequeñas compras, disfrute del ocio, etc. Todo ello gracias a que he podido combinar de manera intermodal el uso de la bicicleta y del tranvia, y poder desplazarme por las zonas urbanas de La Laguna y Santa Cruz, sin contaminar, sin hacer ruido, sin estresarme, mejorando mi salud y colapsando menos nuestra ciudad. En la acutalidad las infraestructuras para las bicicletas están bajo mínimos, el carril bici que existia en la paralela de la calle Nava y Grimón está inhabilitado por lo coches y el de la Avenida de Anaga está mas destinado al ocio que a la movilidad real en la ciudad, y salvo las calles peatonales, a todos los que usamos la bici en la ciudad para ir a trabajar, tenemos que ser valientes de arriesgarnos entre el peligroso tráfico urbano (para ir del casco hasta el barrio donde vivo, he de jugarme el pellejo cada día). Creo que desde esta concejalía se debería hacer un esfuerzo por crear infraestructuras que ayuden a tener una ciudad más humana, tal y como está ocurriendo en Sevilla, Barcelona, León, Valladolid, Vitoria, Bilbao, San Sebastian ,Cordoba, etc., que no deberiamos quedarnos rezagados en este tema y ser un referente a nivel del archipiélago, de hecho la orografía de la ciudad invita a ello. Lo de los aparcamientos para bicicletas es algo sencillo, barato y de gran utilidad. Frente a mi trabajo existen aproximadamente 150 plazas de aparcamiento para automóviles, y ni uno solo para bicicletas, ni siquiera un tubo donde amarrarla. En cada plaza de aparcamiento de coche caben 8 bicis o mas. De momento le comunico que tiene un coche menos en la ciudad (el mio) pero espero que ayuntamiento sea sensible a ello. Gracias por su atención y respuesta. Atentamente. Carlos González Hernández.

martes, 14 de agosto de 2007

La bici urbana y los niños

Existen diferentes maneras de transportar a los niños en bicicleta por la ciudad. La más conocida suele ser la de llevar al niño en una sillita trasera, provisto de cinturores y protectores para los pies. Dentro de las muchas marcas de sillitas que existen hay básicamente dos modelos: aquel que sujeta la silla al cuadro de nuestra bici, a través de unas barras de acero en forma de L invertida o bien un modelo parecido, pero que sujeta la silla al trasnportin trasero de nuestra bici. En ambos caso el niño irá en la dirección de la marcha, a nuestra espalda y sobre la rueda trasera. Los inconvenientes son la dificultad para comunicarnos con el niño, que recibe menos estimulación que en otras soluciones, que no lo llevamos tan controlado, que la bici tiende a desestabilizarse, sobre todo al subir los bordillos de las aceras, y que es necesario que el niño este lo más cerca posible del adulto, para unificar la masa y el punto de gravedad sobre la bici. Por contra es un sitema fácil de instalar y muy práctico. No está demás recordar que los niños independientemente del sistema que usemos, SIEMPRE DEBEN LLEVAR CASCO. Estas sillas suelen poder cargar hasta 25 kg.



Una segunda opción, antes difícil de conseguir en España, pero cada vez más popular consiste en la silla situada entre el adulto y el manillar. Hay modelos que se cogen directamente al manillar, y otros que se sujetan con ayuda de una barra que parte del manillar hacia nuestro sillín.

Estos modelos están todos pensados para niños de menos de 15 kg y permiten que el niño se estimule con el paisaje, ir hablando con él y tenerlo controlado en todo momento. La bici va más equilibrada que con el niño en la parte trasera. Algunos modelos llevan incluso en reposa-cabezas delantero, que permite que el niño se agarre o se "eche" una cabezadita (mis hijos durmieron más de una vez sobre la bici en la Avenida de Anaga).



Una tercera opción es el remolque, en Tenerife nunca lo he visto, pero en otros lugares es muy popular. Permite que los niños vayan sentados perfectamente, con sus cinturones puestos y con gran estabilidad gracias a sus ruedas en paralelo. Yo solo recomendaría usarlo en zonas peatonales o carriles bici, porque me parecería muy arriesgado usarlo por la calle, y más con la poca cultura de la bicicleta que existe entre los conductores.






Otra opción que a uno le llama poderosamente la atención cuando visita especialmente Dinamarca, es la llamada bicicleta de Christiana (en honor al famoso barrio hippie de Copenhague) o bici-triciclo adaptado. En esta modalidad los niños van delante, incluso con su juguetes y hasta 3 o 4, es bastante estable y divertida. En España resulta difícil de encontrar. Es mi favorita. Las hay incluso de diseño y carísimas


También disponemos de otras opciones como remolcar la bici infantil del niño, con diferentes sistemas que existen en el mercado, lo que facilita que el niño nos acompañe aunque se canse de pedalear o poder ayudarlo en las cuestas empinadas.
















En definitiva, opciones las hay variadas y para todos los gustos y necesidades, todo es ponerse y disfrutar de la bici en familia. Un enlace de interés lo tienes aqui.

sábado, 11 de agosto de 2007

Carriles bici


El asunto de los carriles bici es un tema algo polémico entre los usuarios de la bici urbana. Hay partidarios y detractores (que los denominan de manera peyorativa "vias segregadas"). Sin entrar en esta polémica que en la actualidad no tiene razón de ser, a mi entender, en la isla, si es cierto que son practicamente inexistentes en nuestra zona metropolitana. El único carril bici que merece este nombre es el que transcurre entre el Parque Marítimo y Valleseco. Hasta hace muy poco existía un segundo carril bici en La Laguna, que transcurria entre el Mercado y la Plaza del Cristo, paralelo a la Calle Nava y Grimón (antigua calle del Agua) pero que en la actualidad ha sido desprovisto de esta función y se encuentra invadido por el trafico motorizado. Aquí prácticamente se terminan las infraestruturas específicas dedicadas a la bicicleta en la zona metropolitana. Estos dos carriles bici están pensados más como vias para disfrute del ocio en bicicleta, que como verdadera vias para moverse por la ciudad. Los aparcamientos de bicicleta son casi inexistentes, solo en algunos parques, unido nuevamente al ocio aparecen algunos.

Todos sabemos que tanto Santa Cruz como La Laguna, han remozado sus calles y la peatonalización ha devuelto las calles del centro al ciudadano, después de décadas tomadas por el tráfico rodado y donde las personas hemos ocupado solo las exiguas aceras, la ciudad se va recuperando para las personas y se va humanizando. El año pasado, incomprensiblemente y contra lo que sucede en todas las ciudades europeas, el Ayuntamiento de La Laguna decidió prohibir circular en bici por las nuevas calles peatonales bajo pena de multa, después de la movilización de muchos ciudadanos, rectificó y en marzo de este año autorizó la circulación en bici y la reguló ( para leer el extracto de la nueva ordenanza ver aquí ), de esta época negra aún quedan discos de prohibido transitar en algunas calles. Ignoro si el Ayuntamiento de Santa Cruz tiene una ordenanza tan específica. En la actualidad es posible circular por buena parte del centro de SC y La Laguna gracias a las calles peatonales, pero con el cuidado necesario y dando siempre la preferencia al peatón. También es posible naturalmente circular en bici por la calzada, tal y como estipula la Ley de Tráfico y el Reglamento General de Circulación, ya que no debemos de olvidar que la bicicleta es a todos los efectos legales un vehiculo más, con sus derechos y obligaciones, y el ciclista urbano puede circular "legalmente" por la Rambla Pulido o por la Avenida de la Trinidad. En la circulación urbana no es de uso obligatorio ni el chaleco reflectante ni el casco, tal como recoge la nomativa vigente, y se ha de circular por el centro del carril para mayor seguridad, no por el borde del carril.
Entre las calles de poco tráfico y las peatonales podemos desplazarnos de manera aceptable por La Laguna y Santa Cruz, pero con deficiencias en la seguridad propia, por la densidad del tráfico que soportamos. El cabildo anunció el pasado mes de junio el inicio de un cambio en esta situación y el proyecto Moveonbike-Tenerife (leer noticia aquí ). De momento nos queda también el Tranvía para poder subir aquellos desniveles imposibles para el ciclista urbano, recordar que siempre hemos de atar las bicis en el mismo con los cinturones habilitados en los vagónes 2 y 4 y no dudar en pedir el espacio reservado para las bicicletas si está ocupado por personas sin movilidad reducida, puesto que estás en tu derecho y en tu obligación.

Esperamos que cada vez todo sea más sencillo y que aunque no lleguemos a los niveles de Copenhague, Estocolmo o Amsterdam, nos acerquemos a ciudades como Barcelona o Sevilla, referentes a nivel nacional.

Hola a tod@s

Inaguramos aquí este blog con la intención de fomentar el uso de la bici urbana en la isla de Tenerife, especialmente en la zona metropolitana y facilitar a todos enlaces y webs sobre el tema de la movilidad urbana en bicicleta que hemos ido encontrando y que nos parecen interesantes. Sobre mi, solo indicar que soy un ciudadano más, preocupado por el medioambiente y por la búsqueda de alternativas en la movilidad urbana que en nuestra isla aún están en "pañales" y que en otros rincones de Europa funcionan desde hace años.

Desde la inaguración del Tranvia de Tenerife, a principios de junio de 2007, mi coche se encuentra la mayor del tiempo cogiendo polvo en la puerta de casa y la mayor parte de los desplazamientos urbanos los realizo con una combinación intermodal de tranvia-bicicleta, lo que me permite desplazarme con toda comodidad de casa al trabajo, a realizar pequeñas compras, a disfrutar del ocio, etc.

La bicicleta como medio de transporte es una desconocida para la mayor parte de la población de la isla, que está acostumbrada a concebirla como un juguete para niños o adolescentes o una actividad deportiva, pero cada vez más y más ciudadanos de la zona metropolitana que han descubierto este nuevo "vicio": moverse en bici por La Laguna y Santa Cruz.